Cómo actuar durante una entrevista de trabajo

Como hemos mencionado en artículos anteriores, la entrevista laboral es la etapa más importante en tu proceso de inserción al trabajo. Es la oportunidad que tienes para “enamorar” a quien o quienes pueden contratarte y no la debes dejar pasar. Hay pequeños detalles que marcan una gran diferencia entre un empleado potencial y otro.

A continuación te enseñamos aquellos aspectos que harán que el empleador se quede contigo:

Sobre las posturas y las formas

Las primeras impresiones son fundamentales. Muchas veces los empresarios consideran que tras haber visto entrar por la puerta al candidato, observar la forma de dar la mano y sentarse; son capaces de decidir sobre su valía.

Te aconsejamos que el saludo al seleccionador sea un apretón de manos, con una sonrisa y mirándolo a los ojos. Luego, evita sentarte antes de que te inviten a hacerlo y cuando lo hagas, hacelo derecho. No te sientes al borde de la silla ya que denota inseguridad ni tampoco lo hagas despatarrado ya que es una falta de respeto.

Dejá que la otra persona tome la iniciativa. Evitá ponerte nervioso y si lo hacés intenta no demostrarlo (no hagas gestos como: morderte las uñas, tener algo con que jugar en la mano o agitarte en el asiento). No coloques los codos encima de la mesa del entrevistador y miralo a los ojos pero sin intimidarlo.

Sobre la manera de expresarte

Siempre pensá lo que dirás antes de responder a una pregunta. Procurá responder en forma clara (sin palabras rebuscadas) y breve, diciendo siempre la verdad. Te recomendamos mostrar entusiasmo por el trabajo pero que no llegue a ser una súplica.

Nunca te niegues a responder, pero si se te preguntan cosas como: “si vas de viaje con tu novio, ¿qué piden, una habitación o dos?”; respondé que en tu opinión esa pregunta es irrelevante para deducir tu idoneidad para el puesto al que optás. Decilo con seriedad, sin agresividad. Este tipo de preguntas evalúan tu control emocional.

Sobre la actitud

Sabemos que son tiempos difíciles y que el trabajo es una necesidad de urgencia que todos queremos suplir. Sin embargo, es imprescindible mantener la cordura cuando se está tan cerca de conseguir el objetivo. Nunca supliques por el puesto como si fuera una limosna ni menciones que lo necesitas con extrema urgencia. Procurá pensar y actuar siempre positivamente. Nunca critiques a tus ex-jefes en tus primeras entrevistas.

Sobre el interés

Es algo positivo el mostrarse interesado por el puesto y la empresa. Hacé preguntas al respecto, pero siempre sutilmente sin sonar prepotente ni desubicado.

Podés preguntar por posibilidades de promoción y el hacer carrera dentro de la empresa. En cuanto a los temas económicos, siempre son espinosos, preguntá si tienes dudas pero no des a entender que es tu principal preocupación.

Mostrate siempre muy agradecido por la posibilidad que se te ha brindado de dar a conocer tus cualidades.

Dejá tu opinión

Tu dirección de e-mail no será publicada.

Búsqueda rápida de empleo

Carrito

Carrito